lunes, 6 de abril de 2009

Basílica de Guadalupe, imán de 18 millones de fieles

Claudia Alcántara
Viernes, 3 de abril de 2009

* Miles de motivos atraen a los visitantes todo el año.
* De 60 pesos a mil 500, el gasto promedio.
* Prepara DF campaña especial para turistas.


Cuando un bebé nace en el seno de una familia católica, uno de los primeros actos religiosos y de fe es visitar la Basílica de Guadalupe, para agradecerle a la Virgen morena la afortunada llegada de un nuevo miembro de la familia.

Son miles las razones y propósitos que motivan a millones de peregrinos nacionales y extranjeros a visitar la Villa de Guadalupe en la ciudad de México, tanto el 12 de diciembre, cuando se celebran las apariciones de la patrona de América, como el resto del año.

El director general de Programas Regionales de la Secretaría de Turismo del Distrito Federal, Juan Carlos Arnau Ávila, indicó que en 2008 cerca de 18 millones de fieles visitaron el templo guadalupano, de los cuales cuatro millones se concentraron en la semana que comprende el 12 de diciembre.

El funcionario señaló que del universo total, el 85 por ciento son nacionales -de los cuales poco más del 50 por ciento no hacen pernocta-, y el 15 por ciento extranjeros.

En cuanto a derrama económica, dijo que las diferencias entre unos y otros son abismales: el que llega de provincia tiene un gasto promedio de 60 pesos -en el caso del peregrino- y hasta de 600 pesos diarios -en el caso del turista religioso-; el visitante internacional gasta en promedio cerca de mil 500 pesos (cien dólares) por día y por persona.

"Nos encontramos con un fenómeno masivo impresionante, pero desaprovechado, porque la gente (nacional) que viene hace derrama muy baja, va y viene el mismo día, no aprovecha su estancia para visitar otros atractivos de la ciudad", indicó.

Para el turista religioso nacional sus principales gastos son la alimentación -promedio de 222 pesos en total-; donaciones -casi 104 pesos- y compra de recuerdos -161 pesos.

Quienes se hospedan en hotel -la mayoría pernocta en casas de familiares-, se quedan entre una y cuatro noches, con un gasto promedio de 680 pesos. Y el medio de transporte que utilizan principalmente es el autobús público, seguido del automóvil particular. En estos rubros gastan entre 600 y 500 pesos en promedio, respectivamente.

Explicó que la intención de la dependencia, en el caso del visitante extranjero, es que vean lo que sucede en la Basílica, y no precisamente a la Virgen, porque quizá no comparten la fe, sino cómo se mueven millones de personas por una motivación religiosa.

100 mdp para este año

Arnau Ávila dijo que trabajan en conjunto con operadores mayoristas para crear catálogos con tours religiosos, dirigidos principalmente a turistas de Centro y Suramérica. En paralelo invertirán cien mil pesos en una campaña promocional, promoviendo el turismo religioso y en particular la visita a la Basílica de Guadalupe, con recursos del Fondo Mixto de Promoción Turística, del Consejo de Promoción Turística de México (CPTM) y la iniciativa privada.

La campaña será difundida en el país, en estados como Guerrero, Morelos y Michoacán, y en destinos extranjeros, como California y Texas, así como en naciones suramericanas.

Con ello, dijo, la derrama económica de este año del turismo religioso podría llegar a cien millones de pesos, lo que representaría un crecimiento del 5 por ciento respecto a 2007.

También impulsarán la renovación y capacitación de los negocios alrededor de la Basílica. De los tres mil 500 comercios identificados, cerca del 7 por ciento ya inició un programa de capacitación.

Artículo publicado en el periódico El Financiero en su informe especial el día 03 de abril de 2009