sábado, 8 de enero de 2011

Fiesta de Reyes en Cajititlán, Jalisco

Y los Reyes recorrieron Cajititlán

Aquí están todos los habitantes de Cajititlán. Todos se toman el día. Todos han recibido favores de los Santos Reyes. Por eso están aquí”, comentó ayer José Sebastián, quien desde hace 23 años regresa de Estados Unidos para pasar la fiesta.


Guadalajara.- Aquí están todos los habitantes de Cajititlán. Todos se toman el día. Todos han recibido favores de los Santos Reyes. Por eso están aquí”, comentó ayer José Sebastián, quien desde hace 23 años regresa de Estados Unidos para pasar la fiesta de los Santos Reyes en Cajititlán, la más importante del año. No quiere perdérsela, como sucedió los 18 años que vivió ahí. “Llueva, truene o relampagueé, vengo. A veces tengo obstáculos, pero al final todo se acomoda y llego”.
En un día común, por las calles de Cajititlán transitan cerca de cinco mil habitantes, pero en los nueve días, el novenario, acudieron 750 mil visitantes y tan sólo ayer, el día principal de la fiesta, estuvieron entre 40 mil y 50 mil, de acuerdo a estimaciones de Protección Civil.
Ayer las actividades duraron todo el día. Comenzaron a las 6:00 am con las mañanitas, el rosario y una misa. Y a las 10:00 am comenzó la peregrinación de las imágenes de los Santos Reyes por las estrechas calles. “Ahí vienen, acomódense”, son las recomendaciones de quienes están a los costados de las calles esperando la peregrinación. Después de que pasan músicos, danzantes, peregrinos y los danzantes morenos que llevan una máscara oscura y representan favores recibidos, la gente se prepara. Se acomodan al centro de la calle para que las imágenes pasen sobre ellos y en ese momento aprovechan para hacer peticiones y uno que otro logra tocar el manto, la ropa o por lo menos la base en la que descansan las figuras, con lo que se quedan más confiados en que se atenderá su petición. Alejandro Castañeda, uno de los danzantes morenos, hizo el recorrido porque estaba pagando una manda, “les pedí que se aliviara mi padre”.
Aunque estaba programado que el recorrido por el poblado terminaría las 11:30 am, el evento se prolongó y continuó hasta las 13:00 horas. Después recorrieron el lago de Cajititlán.
Las imágenes de Melchor, Gaspar y Baltasar, elaboradas en 1587, hicieron el tradicional paseo que cada año se hace el día 7 de enero, durante una hora, cada uno a bordo de una panga distinta.
Las orillas de la laguna se llenaron de gente, igual que los costados de las calles hacia el templo para esperarlos de regreso; hasta ahí llegaron rodeados de gente, globos y en medio de fuertes campanadas.
Por la tarde se realizó la segunda peregrinación del día, ya sin imágenes, y por la noche en la plaza principal se ofreció una serenata para concluir de manera oficial el novenario a los Santos Reyes.
Felipe de Jesús López, director de Protección Civil de Tlajomulco, dijo que concluyen con saldo blanco. Esperan que en total lleguen un millón de peregrinos, ya que se mantiene la fiesta hasta el domingo y los dos fines de semana siguientes.
El antecedente
Tradición del paseo, desde Evangelización
La tradición de llevar las imágenes a recorrer el lago con el fin de que lo bendigan tiene su origen en la Evangelización de los naturales del lugar por parte de los frailes que mezclaron las creencias que tenían.
“Adoraban a Machís, una deidad que habitaba en la laguna. Al cumplirse la primera semana del año, adornaban sus canoas y le arrojaban ofrendas para que hubiera buena pesca. Cuando trajeron a los Reyes, los frailes mantuvieron la tradición de reunirse y hacer fiesta. Mezclaron las dos creencias para evangelizarlos”, contó José Luis Rodríguez, cronista de Tlajomulco.
Montserrat Mauleón Lee