martes, 15 de octubre de 2013

Cambian el colchón por concreto

    Creyentes duermen en la calle para seguir el recorrido de la Virgen de Zapopan
GUADALAJARA, JALISCO (13/OCT/2013).-  Los romeros duermen sobre el suelo. No hay molestia alguna en cambiar la comodidad del colchón por la dureza de una plancha de concreto: es parte del protocolo de fe.

Pero se duerme plácidamente. Pese al ruido de camiones repletos de fieles y puestos de ambulantes instalándose a su lado, Erick no despierta. Está acurrucado en un cobertor blanco con manchas negras y el calor que acumuló en la noche impide despegar el rostro de la almohada.

Su mamá lo mueve con insistencia, al tiempo que lo anima. “Erick, ¡Erick! Ándale, ya vámonos que ya casi llega la Virgen”. Y el niño, de aproximadamente cinco años, levanta su cabeza al tiempo que un mechón rebelde asoma por su lado derecho, firmando con gracia el estado de somnolencia en que se encuentra.

Pero todo queda arreglado con un salivazo y una gorra con brillantes.

El niño es uno de los 2.5 millones de feligreses que contabilizó el Gobierno de Zapopan en la Romería 2013, cifra cuya seguridad y cuidados médicos estuvo a cargo de cuatro mil elementos de distintas dependencias, quienes al final de la jornada confirmaron saldo blanco.

Sólo se anunciaron 23 detenciones (19 en Guadalajara y cuatro en Zapopan), todas por faltas administrativas y ninguna riña entre pandillas, la constante de años previos.

El Ayuntamiento de Zapopan estimó que al cierre de la jornada retiraría 38 toneladas de basura de las proximidades de la Basílica, sitio al que acudió el representante del Papa Francisco en México, Christopher Pierre, quien ofició la misa a “La Generala”.
 
FuenteInformador.com