lunes, 5 de septiembre de 2011

24 Horas Vámonos a Zacatecas

Descubre la ciudad, donde el barro y la cultura reinan

Domingo 04 de septiembre de 2011

Viridiana Ramírez | El Universal

SÁBADO

10:00 El repicar de las campanas nos ha levantado. Nos obligan a salir de la cama porque el sol ya está brillando sobre el Jardín Juárez, donde se ubica el Mesón de Jobito (www.mesondejobito.com), una vecindad del siglo XIX que hoy opera como un hotel de cinco estrellas. Atravesamos sus corredores de piedra, los patios con fuentes de cantera y balcones de hierro forjado. Al fin vemos la calle.

11:00 Cambiamos el desayuno saludable por las gorditas Doña Julia (Avenida Hidalgo 409). Las preparan al momento, y vemos cómo se van inflando en el comal para después ser rellenadas con el guisado de nuestra elección. Los nopales en salsa roja con charales se llevan nuestra admiración. Cada gordita cuesta 10 pesos. Los encargados nos dicen que podemos cenar también, pero antes de las 22:30 porque a esa hora cierran.

12:30 Recorremos gran parte de la Avenida Hidalgo, repleta de tiendas y dulcerías. No perdemos la oportunidad de admirar la catedral. Entramos a Casa Zorra que no sólo vende joyería de plata y rebozos de seda, también funciona como un museo de antigüedades del siglo XVII.

A un costado encontramos la Casa Zacatecana del Mezcal, hacemos una degustación de 11 variedades del destilado sin costo, pero si queremos dosis más grandes, entonces tendremos que pagar 20 pesos por dos caballitos. Pasamos por un queso de tuna y un rollo relleno de cajeta en la dulcería Güichito, marcada con el número 126. Seguimos hasta encontrar la Plaza Santo Domingo, donde se ubica el museo Pedro Coronel (www.pedrocoronelbienal.com), un espacio dedicado al arte universal. Su colección se compone de obras hechas por Dalí, Miró y Picasso, entre otros.

17:00 Entramos al Paraíso (Hidalgo y Plazuela Gotilla), restaurante de comida típica local. Por 300 pesos llenamos el estómago con unas enchiladas acompañadas con asado de bola y guacamole.

20:30 Un receso y estamos listos para salir a la callejoneada, a seguir a la tambora que reparte jarritos con mezcal y va tocando por las calles. La fiesta ya la traemos y la llevamos hasta la cantina Las Quince Letras (Mártires de Chicago 309), decorada con 400 regalos de sus clientes, entre ellos Manuel Felguérez. Decimos adiós a las tres de la mañana.

DOMINGO

12:00 Huele a pan recién horneado, otra vez estamos en la Avenida Hidalgo, ahora afuera del número 403. Tras un edificio de cantera, en donde se montan exposiciones fotográficas pequeñas, está el Café San Patrizio. El pan de sus chapatas es hecho en casa, y el café, traído directamente de Chiapas, se tuesta y muele al instante. Los desayunos cuestan 50 pesos aproximadamente.

Caminamos hacia La Alhambra (Avenida Hidalgo 126), un centro joyero de plata. Podemos ver a los artesanos en acción, calentando el metal y dándole forma a martillazos. Sus piezas son únicas y las hay de todos los precios.

13:00 Nuestro último día lo vamos a dedicar a los diferentes museos con los que cuenta Zacatecas. Empezamos por el de las máscaras de Rafael Coronel (Callejón San Francisco). Son más de 200, sin contar su colección de títeres y ollas prehispánicas. Entrada: 30 pesos.

14:00 Nuestra travesía continúa en el Museo de Arte Abstracto Manuel Felguérez (Colón esquina Seminario). Alberga obras de 120 artistas mexicanos que han producido pintura y escultura abstracta en los últimos 50 años. Las obras se aprecian en tres niveles. Los 30 pesos que cuesta la entrada, pensamos que son insuficientes para toda la riqueza que guarda este recinto.

16:00 Llegar al Museo-ex convento de Guadalupe (Jardín Juárez) es hacer un viaje a la época colonial. Sus enormes muros están decorados con óleos de artistas como Miguel Cabrera, José de Ibarra, Nicolás Rodríguez Juárez, Cristóbal de Villalpando, Juan Correa, José de Alcíbar y Luis Juárez, por mencionar sólo a los más conocidos. Nuestros ojos se saturan de arte sacro. Todo por un costo de 80 pesos.

18:30 Hora de comer. Durante nuestra estancia, los habitantes nos decían que no podíamos irnos sin probar los platillos de La Leyenda (Matamoros 216). Asado de boda, chicharrón en salsa verde, birria de carnero y mole zacatecano son algunos de los platillos típicos que conforman el menú. La sazón es 100% casera y su decoración original: títeres, máscaras y antigüedades penden de su techo y de sus paredes forradas de mosaico veneciano. Tampoco dejamos pasar la oportunidad de probar sus licores de mezcal. La cuenta: 250 pesos por dos personas, con propina incluida.

20:00 Concluimos el día escuchando las leyendas de sus calles. El grupo teatral parte de la Catedral. El espectáculo tiene un costo de 150 pesos.
CASA ZORRA. Tienda de rebozos de seda y antigüedades