martes, 20 de marzo de 2012

Desperdicia Jalisco su potencial turístico

Elsa Arenas
20 de marzo de 2012, Jalisco.- A un par de días de realizarse el Tianguis Turístico en Puerto Vallarta y la Rivera Nayarit, y frente a un panorama donde el sector turismo es el que puede aportar mucha más derrama económica al país (actualmente aporta el 12% del PIB), a Jalisco le hace falta posicionarse todavía más ya que no aparece entre los estados más competitivos de la República en esta materia.

El Tecnológico de Monterrey presentó la segunda edición del Índice de Competitividad Turística de los Estados Mexicanos, realizado por el Centro de Investigación y Estudios Turísticos que analiza 125 variables para medir la efectividad en materia turística e identifica las fortalezas y oportunidades en cada entidad federativa.

El estudio de competitividad turística implica tres elementos básicos: rentabilidad para generar riqueza a través del uso eficiente y eficaz de los recursos; sustentabilidad para asegurar que el desarrollo se logre en equilibrio con los recursos ecológicos, sociales y económicos de la región, y comparabilidad para definir conceptos medibles y consistentes que sean comparables a través del tiempo y el espacio.

Las 10 dimensiones en las que las entidades fueron evaluadas se refieren a: recursos y actividad cultural, recursos naturales y protección al medio ambiente, recursos humanos e indicadores educativos, infraestructura y profesionalización del sector hotelero, flujo de personas y medios de transporte, servicios complementarios al turismo, seguridad pública y protección al ciudadano, rentabilidad y aspectos económicos, promoción turística, participación y eficiencia gubernamental.

Cada uno de estos temas ofrece a su vez 125 variables como: la oferta cultural (museos, galerías, teatros), el nivel de escolaridad y profesionalización de la fuerza laboral, la conectividad nacional e internacional, la diversidad de su oferta restaurantera, el grado de apertura a la inversión extranjera, el nivel de salarios, la disponibilidad de cajeros automáticos y servicios financieros, el cuidado del medio ambiente, los niveles de inseguridad, la creación de fuentes de empleos en el sector, la protección de la propiedad industrial e intelectual, entre otros.

Fuente: El Occidental