martes, 11 de septiembre de 2012

Los peregrinos más madrugadores



Los vecinos de Tamaraceite son los primeros en llegar a Teror por ser el punto más cercano al pueblo



[08/09/2012] SOFÍA SÁNCHEZ SEDA

Los alrededores de Teror se llenaron un año más de peregrinos que iban andando hacia Teror para cumplir sus promesas realizadas a la Virgen del Pino. Los vecinos de Tamaraceite son de los primeros en llegar, por su cercanía al pueblo en fiestas. Por las carreteras es fácil encontrarse con familias y grupos de jóvenes, junto a peregrinos solitarios y ciclistas que realizan el recorrido.

A la altura de Miraflor se aprecia un goteo de caminantes que llevan los chalecos reflectantes para distinguirse entre el tráfico. Unas de las primeras en alcanzar Miraflor, sobre las 17.30 horas, son Inma Almeida y Yanet García, madre e hija que realizan el camino desde Ciudad del Campo. Inma explica: "Venimos hoy para ver la romería y mañana actuaré con la Agrupación Folclórica Guadalupe de Moya". Su hija, Yanet, afirma que va a acompañar a su madre por una promesa que hizo, "tras 5 o 6 años sin peregrinar".

Al entrar en Teror, se observa la Basílica rodeada de peregrinos y turistas con cámaras de fotos y bolsas llenas de productos típicos de los puestos de alrededor.

Sentados en los escalones de la Basílica están Juan Agustín Suárez e Isabel Viera, matrimonio que ha realizado el camino. Para ella es su primer año de peregrinación: "Es el primer año que vengo, la idea surgió de forma espontánea y lo hago hoy porque mañana no podemos, tenemos que trabajar", y su marido señala: "Yo sí que llevo viniendo normalmente desde Arucas hace unos 5 o 6 años, por una promesa que le hice a la Virgen. No me importa venir solo, aunque suelo hacerlo con mi cuñado o primo."
En los bares y restaurantes de la plaza, los camareros aparecen ataviados con el traje típico canario. "De momento hay menos gente que otros años, pero seguro que mañana se llena", cuenta uno de ellos convencido.

Otros peregrinos, como Alberto Roque y Flavia Arocha, vienen de la Basílica y de vuelta hacia Tamaraceite. Flavia porta un chaleco reflectante y justifica: "Los chalecos hay que ponérselos por seguridad, ya que las curvas son muy cerradas y los coches nos ven bien. Yo llevo años viniendo ya que bailaba con el grupo de El Hierro, aunque ya hace varios años que no."

"Soy de Firgas, pero como casi todo el mundo, salgo desde Tamaraceite para hacer el peregrinaje. Pensaba que con el calor de estos días iba a pasarlo mal por el camino, pero la verdad es que el día ha sido bastante llevadero", señala su compañero, Alberto Bosque.

A la plaza seguirán llegando personas hasta hoy al mediodía, para esperar la salida de la Virgen y la procesión y ofrenda.