martes, 30 de octubre de 2012



Cumplen 500 años frescos de Capilla Sixtina buscando conservación


Cada año, la Sixtina recibe poco más de cinco millones de visitantes

Los directivos de los Museos Vaticanos afrontan el desafío de protegerlos del calor corporal y el polvo provocado por millones de visitantes

CIUDAD DEL VATICANO (30/OCT/2012).- Los famosos frescos de la Capilla Sixtina cumplen esta semana 500 años de haber sido inaugurados, mientras los directivos de los Museos Vaticanos afrontan el desafío de protegerlos del calor corporal y el polvo provocado por millones de visitantes.

Construido a finales del siglo XV en el corazón del Palacio Apostólico de Roma, el templo se convirtió en una joya del Renacimiento gracias a Julio II, que encargó a Miguel Angel Buonarroti la decoración de la bóveda en 1508, un trabajo que duró cuatro años.

El 31 de octubre de 1512, el Papa pudo presentar por primera vez públicamente aquella obra maestra, lo hizo junto a 17 cardenales tras un banquete brindado en honor del entonces embajador de Parma.

Para recordar aquella histórica efeméride, Benedicto XVI presidirá, en la misma capilla y cinco siglos después, el rito de las vísperas, la tarde de este miércoles 31.

"¡No foto!", "¡No foto!", "¡no foto!", gritan constantemente una serie de jóvenes guardias de museo entre una multitud de turistas japoneses, alemanes, franceses, estadounidenses y brasileños que miran extasiados el techo de la capilla y les surge, naturalmente, captar una imagen.

Cada día más de 20 mil personas transitan por esa obra maestra, la "atracción fatal" de los Museos Vaticanos según la definió su director, Antonio Paolucci, al referirse a la incapacidad de los visitantes de admirar todas las otras piezas del complejo por centrarse demasiado en ella.

Pero prácticamente sólo gracias a ella, turistas de todo el mundo deciden utilizar varias horas de sus -por lo general- rápidas estancias en Roma para ingresar al complejo cultural pontificio.

Fuente: Informador.com.mx