martes, 2 de octubre de 2012



''Santo que no es conocido, no es venerado''


Toribio Romo es el más socorrido de los 25 mártires cristeros que hace 12 años canonizó el Papa Juan Pablo II. Miles de historias de fe, sanaciones y ''milagros'' se le atribuyen.
En mayo de 2000, el Papa Juan Pablo II elevó a los altares a 25 nuevos santos (y mártires) de la Guerra Cristera (1926-1929), encabezados por Cristóbal Magallanes, que ocho años atrás habían sido beatificados en Roma.

La causa de la canonización se completó, de acuerdo con el Derecho Canónico, luego de confirmarse que intercedieron y salvaron milagrosamente (1995) a María del Carmen Pulido Cortés, quien padecía una enfermedad incurable: quistes en los senos.

¿Por qué Santo Toribio Romo es el que tiene más relevancia entre los 25? Era el más joven cuando fue asesinado en Tequila, Jalisco— se le pregunta a Ramiro Valdés Sánchez, promotor de la causa de canonización.

— Los 25 mártires son ejemplo de virtud, santidad y martirio con testimonio de la fe. Ciertamente, Santo Toribio ha tenido una proyección más amplia por los favores que concede a los migrantes y personas enfermas; se le ha hecho más propaganda. Incluso tiene parroquias en Guadalajara (se añade una capilla en el Children’s Hospital, en San Fernando, California), pero lo importante es su testimonio de vida: murió en tiempos difíciles.

El padre Tomás de Híjar coincide que en el grupo de los 25 mártires sobresale Toribio Romo por tres factores que no concurren en los otros:

  • Primero, tuvo un hermano sacerdote que llegó a ser muy notable como pastor en la Arquidiócesis de Guadalajara, don Román Romo, fundador del barrio de Santa Tere y del templo. Su memoria se mantuvo viva en una base popular muy fuerte, que resurgió con la beatificación en 1992 y luego con la canonización en 2000. 
  • Segundo, por el gran entusiasmo de los responsables del templo de Santo Toribio en la población de Santa Ana de Guadalupe (donde nació en 1900), quienes han dado un seguimiento muy integral a su memoria histórica, a la fama de santidad y a la asistencia respetuosa de personas que visitan la zona. 
  • Tercero, el mismo santo ha estado muy activo y tiene favores considerados como milagrosos, lo cual alimenta un culto como el que se viene tributando últimamente.

Sin duda, resume, es el que ha recibido un tratamiento más integral en el manejo de su fama de santidad. Además, “Santo que no es conocido no es venerado”. De Híjar apunta que su legado fundamental fue la fidelidad a su ministerio. “Lo vivió en situaciones muy difíciles, fue obediente para las situaciones adversas como las que vivió con los dos párrocos de Sayula y Yahualica”.

En las reflexiones finales del trabajo de investigación Santo Toribio, de mártir de Los Altos a Santo de los emigrantes, sus autores Renée de la Torre y Fernando Guzmán Mundo resumen otros factores de su exitosa proyección: “A pesar de que no entró por la puerta grande de la Iglesia, pues fue canonizado en grupo junto con otros 24, además de que su martirio causó polémica por no cumplir con todos los requisitos, encontramos distintos elementos que contribuyeron a su santificación popular: uno de los más significativos es que existen pocos santos cuyos parientes tuvieran la visión profética de llevarlo a los altares desde el momento de su muerte; el mantenimiento de sus reliquias; las historias milagrosas que desde su muerte empezaron a circular y a certificar la creencia de su santidad y del poder de sus reliquias; la existencia de una cultura regional que tomaba a Santo Toribio como modelo legitimador de la cultura alteña y, finalmente, las nuevas necesidades de los mexicanos que migran constantemente a los Estados Unidos, generaron la creencia de que es el santo patrón de los migrantes, creencia que fue promovida por la actividad mercadotécnica implementada por el párroco del santuario. Es santo porque tanto él como los alteños viven su propio martirio. Podemos concluir que es la creencia popular la que sigue rescribiendo la hagiografía viva de los santos”.

En el templo de Santa Ana de Guadalupe se encuentran los restos de Santo Toribio Romo, así como la ropa que llevaba puesta cuando fue asesinado. Las muestras de fe para el santo se demuestran en la visita de más de 50 mil personas en un solo día: el 25 de febrero de 2007, en el aniversario del venerado personaje.

15 mil visitantes a la semana

El promedio de visitas a la semana se registra en 15 mil en el pequeño templo, pero el próximo 12 de octubre se inaugura el nuevo inmueble para mil 200 personas sentadas, con espacios para tareas de evangelización, servicio y estacionamiento. Todo se construyó con donativos de fieles tras seis años de gestiones.
....

“Vámonos al Norte”

Sobre el interés de migrantes, añade el padre Gabriel González Pérez, “me sorprende saber que Santo Toribio, cuando era seminarista, escribió una obra que se llamó ‘Vámonos al Norte (1920)’. Esto es impresionante porque desde que era joven se preocupaba por ellos y ahora los ayuda desde el cielo. Es el buen pastor”.

Hay varias historias que impactan al padre Gabriel, pero destaca dos. El primer testimonio involucra a dos hermanos de San Ignacio Cerro Gordo que se fueron a Estados Unidos. Sus papás visitaron el templo en Santa Ana para pedirle protección a Santo Toribio, “compraron un cuadro y lo pusieron en su casa. A los 15 días volvieron los muchachos y vieron la foto; ellos se abrazaron llorando porque el mismo personaje les dio dinero para que regresaran porque sería imposible cruzar la frontera. Su vida estaba en riesgo y Santo Toribio los alertó”.

...

Promesas y rezos


El templo de Santo Toribio Romo recibe hasta 15 milperegrinos en promedio cada semana en Santa Ana de Guadalupe, Jalostotitlán.

En el recinto se acondicionaron algunos cuartos para la colocación de testimonios escritos, en los que coinciden los “milagros” realizados por el santo.

Victoria Herrera de Carreón, Francisco Hernández Orozco, Daniela Martínez Cuéllar y José David Gómez forman parte de las cientos de historias que se exponen. Tras padecer diferentes tipos de cáncer y graves accidentes, los involucrados salieron con vida gracias a la intervención de Toribio Romo. También hay historias de migrantes que tuvieron éxito en Estados Unidos. Hasta jugadores exponen sus camisas porque el santo intervino para que llegaran a la primera división profesional.

Fuente: Informador.com.mx