lunes, 22 de agosto de 2011

Cuitzeo, con fuerza mágica y plateresca

Posee el segundo lago más grande del país y se ubica en Michoacán

Martes 12 de julio de 2011

Jessica Servín | El Universal

El azul del cielo se une con el del lago y es ahí cuando se sabe que Cuitzeo es indescriptible, tanto, que muchos permanecen cautivos por su paisaje y deciden soltar las amarras para iniciar una nueva vida en este pueblo a 35 kilómetros de Morelia.

Declarado Pueblo Mágico en 2006, sus valores más significativos están en el zócalo y en el convento agustino de Santa María Magdalena, un ejemplo del estilo plateresco, edificado en el siglo XVI.

De su arquitectura resaltan sus ventanales grandes y su estructura de yeso y barro.

En los alrededores se aprecian edificios del mismo estilo, como el templo del Hospital Franciscano, la Capilla del Niño Jesús y la iglesia parroquial del Monasterio Agustino.

Ahora, el siguiente paso será correr tras los artesanos que van por la calles ofreciendo sus petates y figuras de tule, y adquirir artesanía típica.

Pero Cuitzeo no sólo recibió la influencia de frailes, también los teotihuacanos, toltecas y purépechas. Un ejemplo de esto es su zona arqueológica ubicada al noroeste de la laguna de Cuitzeo, en el cerro de Manuna. Se puede visitar de martes a domingo de 10 a 17 horas. Admisión: 35 pesos por persona.

A refrescarse

La laguna de Cuitzeo tiene más de 11 mil kilómetros cuadrados de superficie y es hábitat de diversas especies vegetales y animales, como el pato canadiense. En sus márgenes se encuentran algunos manantiales de aguas termales que te esperan para darte un buen chapuzón curativo.

Para consentir el paladar, los lugares preparan en diversas salsas los típicos charales, birria de chivo y las corundas, uno de los típicos platillos del estado, acompañadas de una jarra de pulque regional.

Te sugerimos comer en el restaurante El Pez Azul, que está en la calle La Palma 2. Reservas al (455) 352 92 35.

Más por visitar

Si aún te quedan ganas de seguir caminando, visita el Museo del Grabado Mexicano, que conserva bellas obras de arte como el óleo de la Virgen de Guadalupe, realizado por Leopoldo Méndez.

Está a un par de cuadras del zócalo y abre martes a miércoles de 10 a 17 horas.