martes, 27 de marzo de 2012


LEÓN, Gto., (apro).- A pesar de las cuentas alegres con respecto a un acumulado de 3.4 millones de personas que habrían participado en los distintos eventos encabezados por el Papa Benedicto XVI, las autoridades admitieron que la derrama económica prevista por esta presencia se quedó a casi la mitad de lo esperado: de casi 900 millones de pesos del pronóstico, hoy se informó que la derrama no rebasa los 530 millones.

Hoteles que se quedaron con reservaciones canceladas y habitaciones disponibles; restaurantes que se quedaron con escasos clientes, campamentos previstos por las autoridades de los municipios de León, Guanajuato y Silao que se ocuparon en un mínimo porcentaje, son algunos de los rubros que surgen del balance que en términos de organización y derrama deja la visita de tres días que el jefe de la Iglesia católica realizó a Guanajuato.

La estimación de visitantes que ocuparon hoteles se quedó en 45 mil personas, así que la ocupación hotelera en León fue de 65% en promedio; en Guanajuato capital, apenas del 47%, y en Silao se elevó al 82%, de manera preliminar.

Unos días antes de que Benedicto XVI arribara a la entidad, el gobernador Juan Manuel Oliva Ramírez habló de una derrama económica de 888 millones de pesos, según las estimaciones de la Secretaría de Turismo del estado.

Hoy, en conferencia de prensa donde se informó que apenas se llegó a 524 millones en derrama, el gobernador Juan Manuel Oliva calificó de “un éxito total” la organización de la gira, que en gran parte de la logística se apoyó con recursos humanos, económicos y materiales del gobierno del estado.

Según el gobernador, además de que se logró la proyección internacional de Guanajuato, “hubo saldo blanco” y se recibieron 777 mil visitantes y turistas en siete de las principales ciudades de la entidad.

El gobernador resaltó la coordinación de las instancias de los gobiernos federal, estatal y municipal, así como con las instituciones de la Iglesia, como la Nunciatura y la Conferencia del Episcopado Mexicano.

“La suma de todos los eventos y los recorridos, dio la participación acumulada de 3.4 millones de personas”, reportó el gobernador.

Sin embargo, ante la realidad de una ocupación hotelera que no llegó al cien por ciento, y la ausencia de clientes en restaurantes y negocios en ciudades como León, los funcionarios estatales explicaron que esta situación obedeció a que la gran mayoría de los visitantes sólo viajaron a participar en los eventos de la gira de Benedicto XVI, particularmente en la misa efectuada en el Parque Bicentenario, para posteriormente volver a sus lugares de origen.

“No tuvieron la necesidad o la oportunidad de contratar un hotel, la salida facilitó que buscaran negocios en el camino a sus destinos”, señalaron.

Fuente: Proceso.com