jueves, 5 de septiembre de 2013

Los caminos de la fe

El turismo religioso suma nuevos devotos desde la llegada del papa Francisco no sólo para ir a Roma, sino también a otros santuarios del mundo
Dicen que la fe mueve montañas y también, sin duda, muchos viajeros. La multitud que convocó el papa Francisco en la Jornada Mundial de la Juventud que se realizó en Río de Janeiro hace unas semanas es apenas la imagen visible y mediática del fenómeno. El turismo religioso, en este caso católico (pero también con propuestas similares para otros credos), es un engranaje en continuo movimiento, con agencias especializadas en organizar peregrinaciones a los santuarios más importantes del mundo con salidas durante todo el año (además de las peregrinaciones por la Argentina).
También se suman los viajeros que por cuenta propia diseñan su travesía espiritual, como los que se animan al Camino de Santiago, un larga caminata por el norte español siguiendo las rutas jacobeas.
Más que tours este tipo de viajes se definen como peregrinaciones con particularidades específicas. Las salidas suelen estar acompañadas por sacerdotes, para guiar espiritualmente al grupo y con todo meticulosamente organizado. Además se celebran misas diarias en iglesias y sitios históricos, y los viajeros tienen tiempo para las oraciones. También se suelen organizar varias reuniones previas al viaje.
"Son peregrinaciones en ómnibus, no tiene que ver con el caminar, sino con ir a un encuentro con el Señor", explica Viviana Castro, directora de Viditerra1915, agencia especializada en viajes religiosos. Además agrega: "Muchas son impulsadas por los sacerdotes, a pedido de la comunidad".
Los destinos más buscados siguen siendo los clásicos, como Roma y Tierra Santa, pero también se organizan peregrinaciones a los santuarios marianos de Europa como Fátima, en Portugal; Lourdes, en Francia, y Virgen Reina de la Paz, en Medjugorje, uno de los más difíciles de llegar y más buscados en los últimos años. También por supuesto a la Virgen de Guadalupe en México, patrona de las Américas.