jueves, 23 de agosto de 2012

Turismo espiritual: un mercado de interés para los destinos

Publicado por morich el 21 de Junio de 2011
 
En la actualidad, los destinos turísticos debe considerar la necesidad de ampliar su portafolio de productos con nuevas propuestas para nichos de menos dimensiones, en lo que podría denominarse estrategia de larga cola turística. Así, hay muchos destinos que en los últimos años han visto como segmentos como el turismo del vino, el turismo de salud y belleza o el turismo de aventura han aportado importantes flujos de visitantes, incluso en épocas consideradas tradicionalmente como temporada baja.

Uno de estos pequeños nichos de interés para los destinos españoles y con unademanda creciente en muchos mercados emisores es el denominado turismo espiritual. Aún no existe una definición consensuada sobre qué es el turismo espiritual y cuáles son las características de su demanda, pero podríamos decir que es la realización de actividades que nos acercan al conocimiento de nuestro propio yo y a nuestro bienestar interior. Por ejemplo, la Secretaría de Turismo de México define turismo espiritual como viajes a destinos donde la motivación primaria está dada por aspectos de carácter religioso, manifestadas principalmente en peregrinaciones o viajes con una connotación claramente asociada a una expresión de fe.

Dicha definición creo que no es válida en el mercado europeo. En mi opinión, el turismo espiritual se sitúa a medio camino entre el turismo religioso y el turismo de salud y belleza, incluso con algunas trazas de turismo deportivo y de turismo creativo. Volviendo al caso de México, allí denominan a esta actividad como turismo de reflexión: todas aquellas formas de turismo encaminadas hacia el bien que ofrecen paz interior, misticismo y tranquilidad en un ambiente de quietud.

Consecuentemente con la falta de una visión única de este mercado, tampoco hay cifras sobre el tamaño de la demanda mundial de turismo espiritual por lo que nos tendremos que quedar con las cifras de turismo religioso, que estiman en más de 300 millones los peregrinos y peregrinas que anualmente se desplazan a lugares santos o de peregrinaje.